18 noviembre 2009

Antes de que cuente diez - Cuatro



Ya cuando salió el disco a mediados de septiembre dije que era prematuro hacer valoraciones sobre el nuevo trabajo de Fito & Fitipaldis, y que a veces se necesita un periodo de maduración para darle la opinión que se merece. Tras dos meses en el mercado creo que ya es hora de extraer mis propias conclusiones: un disco bueno pero que dejara pocos clásicos en el repertorio de sus conciertos. Al escucharlo me da la sensación de que podía haber llegado a más y siento decir que lo veo un nivel algo inferior a sus discos anteriores.

Si retomamos la discografía de Fito desde que empezara en solitario hace diez años cada disco ha aportado al menos 2 o 3 clásicos; El disco debut nos dejó ‘Barra americana', 'Qué divertido!' o la fantástica versión de Los Secretos de 'Quiero beber hasta perder el control'; su segundo trabajo "Los sueños locos" aportó temas como 'Para toda la vida', 'Cerca de las vías' o 'A la luna se le ve el ombligo'; el insuperable "Lo más lejos a tu lado" tenía un montón de temas míticos como 'La casa por el tejado', 'Soldadito marinero', 'Vamonó', 'Whisky Barato' o 'Siempre estoy soñando'; y su anterior trabajo de estudio Por la boca muere el pez" combina la calidad con la comercialidad desde la canción que da título al disco a temas como 'Viene y va', 'Como pollo sin cabeza', 'Donde todo empieza' o 'Medalla de cartón'. A todo esto nos dejamos en el tintero más temas que no perdonaríamos que faltaran en un concierto de Fito & Fitipaldis. "Antes de que cuente diez" no aporta novedades a estos trabajos; sus diez temas se asemejan en estilo y letras a un recopilatorio de su discografía pero de segunda categoría. Aún reconociendo que tiene temas buenos en los que mezcla estilos como el rock clásico, el blues, rock urbano me suena muy prescindible de cara al futuro.

Vayamos contanto una a una las diez canciones del disco:

1 - Su primer sencillo, el que da nombre al disco 'Antes de que cuente diez', aún manteniendo el sonido Fitipaldi, no es a priori, tan pegadizo como 'Por la boca muere el pez' o 'Siempre estoy soñando'. Un sencillo riff de guitarra marca todo el tiempo una canción sin estribillo que va de menos a más con el solo de saxo que precede a una de las mejores estrofas de Fito.

Lo que no llegará al final
erán mis pasos, no el camino.
No ves que siempre vas detrás
cuando persigues al destino.

Tras tratar el tema del libre albedrío Fito reta con indiferencia las dificultades de una vida tan fugaz.

No voy a sentirme mal
si algo no me sale bienhe aprendido a derrapar
y a chocar con la pared
que la vida se nos vacomo el humo de ese tren
como un beso en un portal
antes de que cuente 10.

2 - 'Me acorde de ti' es un medio tiempo que perfectamente puede estar perfectamente incluida en uno de los primeros trabajos de los Dire Straits. Los solos de guitarra tienen el mismo estilo que Mark Knofler y aunque no sea en inglés Fito canta a la nostalgia y al recuerdo.

Puede que sea esta la canción
la que nunca te escribí
tal vez te alegre el corazón
no hay mas motivo ni razón
que me acordé de ti.

Fito está consiguiendo que muchas de sus canciones se hayan convertido en citas poéticas y filosóficas.

Y yo jamás te olvidaré
tú acuérdate también de mí
nunca se para de crecer
nunca se deja de morir.

3 - El tercer corte 'Tarde o temprano' es un rock sureño y funcional de sencillos acordes, con aura de M-CLAN, en el que encontramos por fin el primer estribillo del disco.

Tarde o temprano sé que voy a volver
de vez en cuando, cada cuando, una vez
sin esperarlo, tarde o temprano, sé que voy a volver.

El paso del tiempo se consolida como eje temático del disco; Por otra parte presiento que el imperioso saxo y los coros y solos del final van a dar mucho juego en directo.

El tiempo pasa tan despacio
en el club "El Gato Negro"
que hasta el whisky 12 años
aparenta alguno menos
y hay policías y ladrones compartiendo cenicero
y una lámpara más rota que la voz del camarero.

4 - '14 vidas son dos gatos' es otro medio tiempo melancólico en la que sobresale con maestría el solo de saxofón que divide el repetido lamento rabioso de la parte final.

Oh!! pobre corazón
que no sabe que decir
si te vas por lo que soy,
o por lo que nunca fui...
Hay caminos que hay que andar descalzo
ya no te preocupes más por mí
siempre me entra arena en los zapatos
esta vez me quedo aquí.
Si te cabe el cielo en un abrazo
siempre habrá una estrella para ti
si 14 vidas son 2 gatos
aún queda mucho por vivir.

5 - El primer rock & roll potente llega con 'Todo a cien' y se acerca bastante a la perfección rockera de 'Whisky Barato'. Es una pena que sea una versión de la La Cabra Mecánica. A pesar de ello Fito hace el tema completamente suyo dándole un estilo muy rockanrolero.

Puedes pedirme la luna, ¡qué locura!
fijo que te traigo un queso
puedes pedir mi amor, ¡ay! qué dolor
al precio que está la carne
me conformo con un beso
ni tú eres la princesa de este cuento
ni a besos voy a dejar de salirte rana.

El pegadizo estribillo (en el que vuelve a salir el tiempo como uno de las escasos valores que disponemos ) ya era algo que Fito tenía en mente desde hace tiempo. Fito recurría a cantar algunos versos en algunas interpretaciones de la grandiosa ‘Vamono’ (entonces con un estilo muy flamenco). Posiblemente gracias al ritmo enérgico de sus guitarras sea uno de los mejores temas para hacer bailar a un pabellón. Ójala todos los temas hubieran sido como este.

Es poco lo que tengo
el oro de mi tiempo
la flor de mis neuronas
y por su puesto la luna.

6 - 'Los huesos de tus huesos' me pareció al principio un tema flojo y blando y aunque me gusta un poco más sigue sin convencerme.

Soy el sueño que te sueña
y en mi sueño tú eres una flor
entre mis ramas secas
pero el demonio siempre me despierta
y te alejas otra vez.

Unos buenos arreglos y solos de acordeón y saxo hacen más llevadero su cansino y repetido estribillo.

Para, para, para, para qué quererte tanto?
si después, después
si después te vas.

7 – 'Que me arrastre el viento' es el típico blues rasposo que suele aparecer en los discos de Fito.

Quiero que me arrastre el viento
como un trozo de papel
revolcarme por el cielo, y no caer
y no pensar, tan sólo quiero no pensar
y copiar el movimiento irrepetible azul del mar.

8 – Del pausado rock 'Que necesario es el rock & roll' destaca su soberbio final de saxo y guitarra. En esta canción, que eleva en calidad la irregularidad del disco, Fito vuelve a hablar de la vida, del tiempo que queda y de hacer lo que a uno le venga en gana.

Y aunque me pierda antes de salir
mirando el lado bueno
tengo el defecto de sonreír
sólo por no estar muerto
y en un segundo ya decidí lo que me queda de vida, y es igual.
Es igual!!

9 – El ritmo inicial de 'Conozco un lugar' puede ser perfectamente el ideal para una película de Quentin Tarantino. Canción de transición con buenos arreglos de saxofón.

Y no conozco otra manera de vivir
no voy a ser mas complicado que una flor
ya se que mientras tenga fuerte la raíz
el propio llanto regará mi corazón.
Y si me quieres dibujar prefiero el gris
y si me quieres olvidar me marcho yo.

10 – El último tema del disco 'La Cuisine de Bernard' es un instrumental que empieza con una intro relajada y reflexiva, para desembocar en un cocidito de solos refrescantes y bailables. Es un tema perfecto para que en directo los Fitipaldis muestren lo mejor de cada uno con sus intrumentos.

En conclusión el nuevo disco de fito me gusta porque no me acaba de convencer pero es de lo mejorcito que puedes encontrar este año en el panorama musical español.

- Lo mejor: La unidad temática sobre la vida, el paso del tiempo en un disco que suena muy meláncolico.

- Lo peor: No aporta grandes clásicos ni la frescura y la rabia de sus trabajos anteriores.

- Valoración: 7

Leer más información sobre "Antes de que cuente diez"


Fuente: texto extraído de la web oficial de Fito y Fitipaldis

ANTES DE QUE CUENTE DIEZ (WARNER, 2009) es una nueva demostración de que la sencillez es la esencia más sublime (y, generalmente, inalcanzable) de la creación. Un disco grabado a orillas del Atlántico (estudios Du Manoir del sur de Francia) bajo la atenta y siempre productiva mirada de Joe Blaney y Carlos "Fitipaldi" Raya entre los días 1 y 28 del pasado mes de junio con la participación del veterano baterista Pete “The Attractions” Thomas, (Elvis Costello, Suzanne Vega, Sheryl Crow, Fito Páez, Los Lobos, Wild Colonials o John Paul Jones, entre otros) y el curtido bajista Andy Hess, (Gov´t Mule, The Black Crowes, Joan Osborne, David Byrne y Tina Turner) en la sección rítmica. Junto a ellos, los ya habituales; Javi Alzola (saxo), Joserra Senperena (piano y Hammond); y Carlos Raya (guitarras y dirección musical).Mezclado en los Avatar Studios, de Nueva York (del 19 al 31 de julio) y masterizado en Gateway Mastering (Portland), con la colaboración de Bob Ludwig, en este quinto álbum de estudio Fito & Fitipaldis se reivindican (”Qué necesario es el rock & roll”) como una de las propuestas más interesantes del panorama patrio a través de diez “perlas” que superan las referencias ajenas porque son, en sí mismas, toda una seña de identidad. La prueba irrefutable de que Fito & Fitipaldis son, en sí mismo, un nuevo género sonoro mecido por el rocanrol en todos sus colores y pelajes imaginables. Han alcanzado la piedra filosofal del asunto musical: su propia sonoridad. ¿La Fitoterapia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada